Mamá ciclista: Belén Lizama

Belén nunca se imaginó que amaría con ferviente pasión el ciclismo. A los 20 años, por primera vez se subió a una bicicleta, y fue amor a primera vista. Ese mismo amor se lo transmitió a su hija Genésis, quien también disfruta de este hermoso deporte. Aunque la maternidad en tiempos de pandemia ha sido dura, no se cuestiona salir a rodar, como ella nos cuenta “siempre hay tiempo para hacer lo que a una le gusta”. Conoce la inspiradora historia de Belén, una mamá ciclista en pandemia.

Mi nombre es Belén Lizama González, soy estilista, barbera, vivo en la comuna de Padre Hurtado, Chile. Soy mamá de una hermosa niña de 7 años llamada Génesis. Mi comienzo en el ciclismo se remonta cuando mi pareja Jordan me enseñó a andar en bicicleta a mis 20 años, me compró mi primera bicicleta, la que disfruté mucho. Llevo 3 años andando y decidí incursionar en el ciclismo de ruta. En este hermoso deporte he conocido personas maravillosas como a los charchas team, viejas cleteras y un sin fin de grupos inspiradores que al igual que yo, aman el ciclismo.

Cuando el amor por la bicicleta se hereda

A mí hija le gusta mucho el deporte y este año aprendió andar en bicicleta sola, sin rueditas de un minuto para otro. Un día fuimos a comprar con mi pareja y al regreso nos llamó mi cuñado Juan Manuel, quien nos dice: “La Gene aprendió a andar en bici solita”. Estábamos muy emocionados cuando nos mostró cómo rodaba sola. Unos días después fuimos a comprarle una bicicleta para que ella estuviera más cómoda. Mi hija estaba muy emocionada porque al día siguiente se iba de vacaciones a Talca y se llevó su bicicicleta. Anduvo cuanto pudo, se tiraba por los cerros y los subía solita, fue tan maravilloso ver cuánto le ha gusta el ciclismo.

“La bicicleta cambió mi vida, nunca me había gustado el deporte, hasta que me presentaron el ciclismo, y me cambió la vida para siempre”.

Belén Lizama

Una dura pandemia

Este tiempo de pandemia nos ha tocado muy duro, ya que nos pilló en pleno proceso de aprender a leer y a escribir en modo online. Estas últimas semanas han sido agotadoras, ya que estamos a full trabajos y pruebas. Pero ahí ha estado mi familia apoyándonos, en especial mi suegra Marcela, guiándome, aconsejándome para ser mejor cada día con mi hija y para poder complementar mis salidas en bicicleta, ya que a mi hija le da mucho miedo salir con la pandemia. Cuando salimos a rutear, queda al cuidado de mi suegra, ya que salimos con mi pareja y nos juntamos con otros amigos de la misma comuna y de otras más lejanas. Como decía, mi familia ha sido un pilar fundamental para poder afrontar esta pandemia y poder tener espacios de conexión conmigo misma.

Aunque estés muy agotada, sal a pedalear

Como consejo les podría decir que siempre dejen un tiempo para subirse a la bicicleta, por más cansada que estén, la bici cambia la vida, te desestresa y relaja, por más cortita que sea la salida. Pero verán el cambio de ánimo, se volverán más activas, llenas de energía. Por más trabajo que tengan, dejen ese tiempo sagrado para hacer deporte.

Y vamos chicas! Da lo mismo el tipo de bicicleta que ocupen o que quieran ocupar para empezar, cualquier bicicleta está bien. Las dejo invitadas a todas a que vean y disfruten del ciclismo como deporte, como medio de transporte o como un break.

Ocupen la bici, no se van a arrepentir. No dejen de cuidarse siempre con alcohol gel, uso de mascarillas y distancia mínima en sus salidas.

Belén Lizama
1 de las 3 ganadoras del concurso “Dale un break a mamá“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: